Síntomas acompañantes de la fiebre, su examen e importancia

Al principio de una enfermedad podemos notar diversos síntomas, incluso antes de la fiebre:

  • inquietud
  • apatía, fatiga, somnolencia
  • mimosidad (necesidad de proximidad)
  • pérdida de apetito
  • ojos brillantes
  • falta de vigilancia, letargo

Estos síntomas suelen cambiar durante las distintas fases de la fiebre.

 

Síntomas que acompañan a la fiebre

Durante la primera fase de la fiebre en ascenso

  • palidez, piel marmórea
  • extremidades y frente frías
  • escalofríos, temblores, temblores musculares, pequeños espasmos durante el sueño
  • malestar general, inquietud, letargo

Durante la segunda fase del pico de fiebre

  • rubor, mejillas rojas y calientes
  • extremidades calientes
  • somnolencia
  • alucinaciones debidas a la fiebre

En la tercera fase de la fiebre, al principio de la disminución:

  • sudoración, palmas de las manos y plantas de los pies húmedas
  • sed

En la cuarta fase de la fiebre, cuando el calor corporal vuelve a la normalidad

  • aumento de la actividad
  • vuelta del apetito

 

Cambios del ritmo cardíaco en la fiebre óptima 

La mejor forma de palpar el pulso es en la parte interior de la muñeca, en el hueco poco profundo situado debajo de la base del pulgar (en el caso de lactantes y niños pequeños, en el codo, en la parte interior de la parte superior del brazo). Colocamos la punta de los dos (o tres) primeros dedos sobre el hueco y sujetamos la muñeca del niño con el pulgar desde el lado opuesto. Contamos los latidos del corazón durante 15 segundos. Multiplicando el resultado por cuatro obtenemos los latidos por minuto.

Rango normal de frecuencia cardiaca para niños en 10 min de reposo sin fiebre:

Edad

Frecuencia cardiaca

Recién nacido

100 - 180 / min

1 - 11 meses

90 - 160 / min

1 - 2 años

85 - 150 / min

3 - 4 años

80 - 140 / min

5 - 6 años

75 - 120 / min

7 - 9 años

70 - 110 / min

Más de 10 años

60 - 100 / min

 

stos índices pueden aumentar un 5-25% en caso de fiebre. Esto depende de la edad, el peso, la causa de la fiebre, etc.

El algoritmo que hemos incluido en la aplicación tiene en cuenta estos factores.

En este caso utiliza la aplicación.

 

Frecuencia respiratoria

En caso de fiebre, la respiración aumentará con la frecuencia cardíaca.

Para medir la frecuencia respiratoria: es visible, audible, perceptible.

Se puede ver en el movimiento del tórax y del abdomen (eventualmente en las alas de la nariz).

Se oye en las fosas nasales.

Se siente al colocar las palmas de las manos sobre el abdomen o el tórax.

la frecuencia respiratoria está por debajo o por encima del intervalo en reposo durante más de 10 minutos, sibilancias, silbidos, respiración forzada y labios y piel azulados a cualquier edad.

En caso de fiebre, la respiración aumentará con la frecuencia cardiaca.

 

Rango normal de frecuencia respiratoria para un niño sin fiebre en 10 min de reposo:

Edad

Frecuencia respiratoria

0 - 1 año

30 - 50 / min

1 - 3 años

24 - 40 / min

3 - 6 años

22 - 34 / min

6 - 12 años

18 - 30 / min

Más de 12 años

12 - 20 / min

 

Estas tasas pueden aumentar un 5-25% en caso de fiebre. Esto depende de la edad, el peso, la causa de la fiebre, etc.

El algoritmo que hemos incluido en la aplicación tiene en cuenta estos factores.

En este caso, utilice la aplicación.

Hay que buscar atención médica inmediata si hay sibilancias, silbidos, respiración forzada y labios y piel azulados a cualquier edad.

 

Dolor

Los dolores de cabeza y extremidades suelen aparecer con la gripe durante la fase ascendente de la fiebre.

Puede utilizarse una escala de dolor para evaluar su gravedad.

El dolor general difuso en todo el cuerpo es frecuente e inofensivo. Afecta a músculos y articulaciones.

El dolor en las extremidades merece especial atención si se asocia a una inflamación localizada (en un lugar pequeño), que empeora y puede estar localizada. En este caso, acuda al médico.

Cuando sube la fiebre, es frecuente el dolor de cabeza.

Si se acompaña de rigidez de nuca, puede ser un signo de meningitis. Esto puede demostrarse si al levantar la cabeza del niño tumbado boca arriba las rodillas del niño también se flexionan (signo de Brudzinski).

 

Vómitos y diarrea

Si tanto los vómitos como la diarrea aparecen con fiebre, puede ser un signo de infección gastrointestinal común.

Los vómitos por sí solos también pueden ser signo de insolación, apendicitis o, raramente, meningitis.

En un caso leve, haga que el niño descanse, hágalo beber agua por sorbos, a intervalos pequeños. Ver más en el capítulo "Intervenciones de cuidados durante la fiebre".

 

Busque atención médica si:

  • la diarrea es sanguinolenta o dura 12 horas seguidas y/o
  • vómitos durante más de cinco horas, el vómito es frecuente, de color amarillo biliar y/o
  • con fuerte dolor de estómago y/o estado de somnolencia.
  • En caso contrario, descansar e ingerir líquido a tragos individuales a intervalos.

 

Pérdida de apetito

La pérdida fisiológica del apetito es normal en un estado febril.

La alimentación debe ser una dieta ligera por bocados, tanto como el niño lo requiera. Arroz, mijo, verduras al vapor cortadas en pequeños bocados, frutas. Preferiblemente por la mañana, cuando la fiebre es más baja.

 

Pérdida de líquidos y bebida

En el caso de los lactantes y los niños pequeños, la deshidratación puede desarrollarse más fácilmente durante una enfermedad febril.

En ello pueden influir

  • beber poco
  • sudoración
  • vómitos
  • diarrea

Si se producen al mismo tiempo, los niños pequeños pueden deshidratarse rápidamente.

Signos graves de deshidratación que requieren ayuda médica:

  • Disminución del volumen de orina. Si un niño no hace pis durante más de 12 horas, consulte a un médico.
  • Disminución de la turgencia y firmeza de la piel. Un signo de ello es que al levantar la piel en el pliegue del abdomen, ésta desaparece mucho más lentamente de lo normal, o no desaparece en absoluto.
  • Al llorar, el lagrimeo disminuye o se detiene. Si no aparece ninguna lágrima al llorar, hay que tomárselo en serio.
  • Ojos arqueados y hundidos, no sólo ojeras.
  • En los lactantes (hasta 1,5 años), la fontanela grande está hundida. Ver el cuadro.
  • Letargo, estado de embriaguez, en casos graves no se puede despertar al niño o sólo brevemente.

Preguntas importantes resumidas:

  • ¿Cuánto ha bebido? Si el niño lleva más de 12 horas sin beber sorbos, consulta a un médico.
  • ¿Cuándo orinó por última vez? Si lleva más de 12 horas sin orinar, consulta a un médico.
  • ¿El niño ha tenido diarrea? Acude al médico si las deposiciones son continuas o con sangre durante más de 12 horas.
  • ¿Ha vomitado el niño? Si los vómitos contienen bilis o sangre y son frecuentes durante más de cinco horas, acuda al médico.

En caso de síntomas menores (por ejemplo, lengua seca) no es necesario acudir al médico, pero la rehidratación es importante. Véase más abajo.

Formas de rehidratación:​

  • La lactancia materna es lo mejor para los bebés amamantados. Si el niño vomita o vomita, puedes volver a darle una pequeña cantidad tras un descanso de 5-10 minutos.
  • Todos los líquidos excepto la leche de vaca son adecuados (pero preferiblemente no azucarados ni carbonatados).
  • Si va acompañado de vómitos o diarrea, podemos darle una solución de rehidratación oral (SRO). Cuando está fría, el sabor se nota menos. Si el niño no se la bebe de un vaso a sorbos, puedes probar con una pajita, una cuchara o una jeringuilla, unos mililitros cada vez. Las SRO contienen la cantidad necesaria de minerales (sodio, potasio, cloro, citrato) y azúcar (glucosa).  
  • Para más información, consulta el capítulo "Intervenciones de cuidados durante la fiebre".

 

Erupción cutánea

Las erupciones pueden aparecer antes, durante o después de la fiebre.

A menudo, antes de la fiebre, es un signo de infección al final del periodo de incubación.

Durante la fiebre suele ser un signo de enfermedad vírica. 

Las erupciones que aparecen después de que haya bajado la fiebre suelen ser signos de una infección vírica inofensiva, no hay que tomar medidas ni acudir al médico.

Estas erupciones inofensivas deben distinguirse de las peligrosas erupciones purpúricas (petequias) que requieren atención médica inmediata.

Afortunadamente, estas últimas son muy poco frecuentes y se distinguen fácilmente de las erupciones inofensivas.

La prueba del vidrio (o de las gafas) es adecuada para ello. Utilice unas gafas o un vaso/plástico normal. 

Al aplicarlo sobre la piel, si la erupción no desaparece se trata de una erupción purpúrica. Si desaparece, es inofensiva (véase la imagen).

La erupción de la izquierda no es peligrosa porque puede suprimirse (blanqueamiento).

La erupción roja de la derecha es una erupción purpúrica (sin manchas) y es peligrosa.

Sin embargo, debe repetirse la prueba del cristal para cada erupción al cabo de 4-6 horas para ver si sigue siendo inofensiva.

 

Aquí encontrará las referencias numeradas correspondientes: Referencias

Aquí encontrará las referencias numeradas correspondientes: Referencias

Actualización de la versión: 1 de febrero de 2022