Cuidados de apoyo que puede ofrecer durante la fiebre

A menudo, sólo oímos ¡No bajar la fiebre! Es cierto, pero ¿qué podemos hacer entonces?

No tenemos que esperar de brazos cruzados antes de hacernos útiles.

 

Principios de gestión en cuatro puntos principales:

1) Vigilar la evolución de la fiebre.

2) Proporcionar la cantidad adecuada de líquido y nutrición.

3) Tranquilícese y concéntrese en cuidar a su hijo. Cuide su relación, préstele apoyo emocional.

4) Vigilar atentamente los síntomas y evaluar razonablemente el riesgo de la situación.

 

1) Vigilar la fiebre 

Esto significa que no estamos impidiendo que el cuerpo haga lo que está haciendo (porque está luchando activamente contra la enfermedad), sino que estamos apoyando el proceso de calentamiento. 

No es necesario tratar o eliminar la temperatura elevada, pero podemos calmar sus desagradables consecuencias. Estos pasos se describen detalladamente en la sección "Métodos para reducir la fiebre".

 

2) Ingesta de líquidos y energía

Cada aumento de 1°C de la temperatura aumenta el metabolismo en un 10% y las necesidades de líquidos en un 12%.

Esto da lugar a un balance energético negativo debido al aumento del consumo de energía (catabolismo) y a la pérdida de apetito (que es fisiológicamente normal). 

La sudoración, así como el aumento de los procesos metabólicos, también provocan la pérdida de líquidos y electrolitos (sales).

 

Líquido: hay que asegurarse de que el niño beba regularmente a sorbos. El problema es que los niños suelen ser reacios a ingerir líquidos, por lo que hay que recordarles que lo hagan.

A menudo ayuda darles un sorbo de un líquido caliente y agradable que pidan o acepten de una cuchara. Básicamente, todos los líquidos son adecuados (pero preferiblemente no leche de vaca, ni bebidas azucaradas o carbonatadas). Lo mejor son las infusiones de hierbas y frutas, con un poco de miel; los zumos diluidos y el agua mineral.

 

Las siguientes infusiones han demostrado tradicionalmente su eficacia:

  • en caso de fiebre flor de tilo, flor de saúco
  • manzanilla para el dolor abdominal
  • salvia para el dolor de garganta
  • lavanda, hierba limón en caso de inquietud
  • La lactancia materna es lo mejor para los niños amamantados. Si el niño regurgita o vomita, puedes volver a darle el pecho tras un breve descanso.
  • Si la fiebre va acompañada de vómitos y diarrea, administre al paciente una solución de rehidratación oral (SRO). El sabor será más suave cuando el líquido esté frío. Si el niño no quiere beberlo de un vaso, se le puede dar el líquido con una pajita, una cuchara o una jeringuilla, unos mililitros cada vez. Las SRO contienen una cantidad suficiente de minerales (sodio, potasio, cloro, citrato) y azúcar (glucosa).

 

Nutrición: No hay problema si su hijo tiene poco apetito durante unos días. 

Recomendamos una dieta baja en grasas y rica en hidratos de carbono tomada en bocados individuales, en la cantidad que su hijo solicite. 

Arroz, mijo, trocitos de verdura al vapor, fruta. Preferiblemente por la mañana, cuando la fiebre es más baja. 

Los niños suelen recuperar rápidamente los kilos perdidos cuando pasa la fiebre y ganan aún más fuerza.

 

3) Mantener la calma y la conexión = proporcionar consuelo

Para una curación más completa, debe prestarse especial atención a garantizar un ambiente tranquilo y apacible alrededor del paciente. Debe estar libre de aparatos electrónicos (televisión, ordenador, smartphone, etc.). Como esos aparatos captan la atención de los niños, sólo son aparentemente relajantes. En realidad, la avalancha de información que están recibiendo necesita ser procesada, lo que supone un trabajo interno adicional.

Los niños febriles no deberían entrar en la comunidad, no deberían salir en público. No deben esforzarse ni física ni intelectualmente. Reducir el estrés social. Quédese en casa con el niño, proporciónele un ambiente tranquilo. El niño no tiene que estar en la cama todo el tiempo.

Las habitaciones deben estar bien ventiladas.

Muchos consideran que los estados febriles brindan la oportunidad de desarrollar una relación afectuosa y de apoyo (78-81). Es "un pequeño descanso" del ritmo a menudo demasiado ajetreado de la vida cotidiana. El periodo febril es una "ocasión especial" durante la cual merece la pena comprometerse más íntimamente con el niño.

Intervenciones externas como compresas, friegas, envolturas de aceite, pediluvios, etc. - aplicadas correctamente y en el contexto adecuado- son oportunidades especialmente agradables para cuidar de forma no verbal a tu hijo y comunicarte con él. Consulta nuestro artículo sobre métodos antipiréticos para obtener más instrucciones. En caso necesario, pueden administrarse preparados medicinales naturales (por ejemplo, infusiones, extractos de hierbas).

En un estudio con estudiantes de medicina de Harvard, éstos experimentaron un cambio positivo en su relación hacia la enfermedad cuando se les atendió en un ambiente tranquilo durante su estado febril.

A veces, por ejemplo, los niños autistas se muestran sorprendentemente más comunicativos y empáticos durante la fiebre (99, 100).

 

4) Seguimiento de los síntomas (evaluación de riesgos)

Para más detalles, consulte nuestros artículos "¿Cuál es la peligrosidad de la fiebre?" y "Síntomas acompañantes de la fiebre".

 

La observación de algunos fenómenos permite distinguir entre estados inofensivos y otros más graves.

  1. Erupción cutánea y color de la piel
  2. Actividad, consciencia
  3. Frecuencia respiratoria
  4. Frecuencia cardiaca
  5. Hidratación
  6. Otros

Signos de deshidratación:​

Para los más pequeños: boca seca, placa en la lengua, falta de lágrimas, ojos hundidos, la fontanela grande está hundida en comparación con los huesos que la rodean (fontanela: la pequeña "suavidad" redonda en la parte superior de la cabeza del bebé), menos orina, disminución de la firmeza de la piel.

Para los niños mayores: fatiga, mareos, dolor de cabeza, taquicardia, náuseas, calambres musculares, disminución de la consciencia.

 

¿Cómo distinguir las erupciones cutáneas inofensivas de las peligrosas erupciones purpúricas (petequias) en el cuerpo de un niño con la prueba del vaso?

Si la piel no palidece (es decir, desaparece el enrojecimiento) al presionar suavemente con el vaso, lo más probable es que se trate de una erupción purpúrica; si la observa, consulte a un médico inmediatamente.

 

La erupción de la izquierda no es peligrosa porque puede suprimirse (blanqueamiento).

La erupción roja de la derecha es purpúrica (no blanquea) y es peligrosa.

 

Según el protocolo profesional

  • Haz que el niño beba regularmente (la lactancia materna es lo mejor para los bebés amamantados) para evitar la pérdida de líquido y la deshidratación.

  • Esté atento a los signos de deshidratación (como boca seca, placa en la lengua, falta de lágrimas, ojos cerrados, fontanela grande hundida (fontanela: pequeña "suavidad" redonda en la parte superior de la cabeza del bebé que se cierra alrededor del año y medio), menos orina.

  • Anime a su hijo a seguir bebiendo si aparecen signos de deshidratación. 

  • Un paciente con fiebre no debe salir en público.

  • No abrigue demasiado ni demasiado poco a los niños.

  • No utilizar baños fríos, ni sábanas frías.

  • Haga que todas las intervenciones sean una experiencia agradable

  • Si se desconoce la causa de la fiebre, no deben administrarse antibióticos. Los antibióticos sólo deben ser recetados por un médico.

 

Aquí encontrará las referencias numeradas correspondientes: Referencias

Aquí encontrará las referencias numeradas correspondientes: Referencias

Actualización de la versión: 1 de febrero de 2022